CARMEN DE BURGOS. PRIMERA PERIODISTA ESPAÑOLA

Perico el de los palotes era mujer
Varios actos por su 150º aniversario rescatan la figura de Carmen de Burgos 'Colombine', la primera corresponsal de guerra española
"Está tan cercana la muerte de Carmen de Burgos que no es posible con sinceridad enjuiciar la magnitud de su obra. Algún día espero y confío que habrán de revisarse los valores históricos y sociales de esta gran mujer", escribía Concha Peña en el Heraldo de Madrid el 14 de octubre de 1932, solo cinco días después de que Carmen de Burgos falleciera. Las esperanzas de Peña no cundieron. Todo lo contrario. Tras la Segunda República, Carmen de Burgos Colombine quedó enterrada, silenciada, desaparecida y todos los sinónimos posibles de una manera muy eficaz por quienes cumplieron esa misión: la de borrar la figura, la obra y el legado de una de las escritoras más importantes del primer tercio del siglo XX, primera redactora en plantilla de un periódico (hoy casi totalmente desconocida en las redacciones) y la primera mujer española corresponsal de guerra.
Carmen de Burgos Colombine (1867-1932) nació en Rodalquilar (Almería) un 10 de diciembre de hace 150 años. Durante la primera parte de su vida, la que transcurrió en el siglo XIX, estuvo casada con un periodista, con el que tuvo un matrimonio "insufrible", según lo describe en una autobiografía que años después de este periodo le pidió el escritor Ramón Gómez de la Serna, autor 21 años más joven que ella que sería su pareja sentimental durante dos décadas. De su marido se quedó con lo que le enseñó de su profesión y con su hija, la única que sobrevivió, ninguno de los tres anteriores llegó al primer año de vida. Con el cambio de siglo, De Burgos pareció experimentar un viaje en el tiempo con respecto a la sociedad finisecular. En un momento en el que las mujeres no podían hacer nada sin la aprobación de un hombre y no eran dueñas casi ni de sí mismas, dejó a su marido, aprobó unas oposiciones de maestra y se marchó con su hija a vivir a Madrid.

BRECHA SALARIAL

Las europeas ganan el 16% menos que sus colegas varones

La brecha salarial se estrecha ligeramente durante la crisis, según Eurostat
Las mujeres cobran un 16,4% menos que los hombres por hora trabajada en la Unión Europea. Los años de crisis han estrechado ligeramente la brecha salarial en la media comunitaria, que era del 17,3% en el año 2008. Pero varios países escapan a esa mejora, con Portugal, España, Letonia e Italia a la cabeza de la ampliación de las diferencias salariales entre hombres y mujeres, según los datos divulgados ayer por Eurostat, la oficina estadística europea. Aunque legalmente no se puede retribuir de modo diferente un mismo puesto, la existencia de categorías laborales, complementos y otras modalidades explican la brecha. Es precisamente el recorte de esos conceptos, más afectados durante los años de crisis, lo que explica la modesta mejora global, según los expertos.
La disparidad salarial de género refleja con nitidez los vaivenes sectoriales de la crisis en España. En 2008, el primer año de fuerte desaceleración económica, la brecha salarial se redujo porque buena parte del empleo destruido —y de salarios menguantes— se produjo en la construcción, una actividad con gran presencia masculina. El mismo fenómeno, pero mucho más acusado, se produjo en Irlanda, otro país que vivió una burbuja inmobiliaria. Pero a partir de 2008, con ajustes que se centran en el sector servicios —muy copado por las mujeres— las diferencias volvieron a crecer.
Frente a otros indicadores sociales, la brecha de género arroja un escaso vínculo con el desarrollo económico. Eslovenia y Malta presentan un panorama casi equitativo (ver gráfico), mientras Austria y Alemania figuran entre los de mayor disparidad.





MACHISMO EN EL PARLAMENTO EUROPEO

Un eurodiputado polaco: “Las mujeres deben ganar menos porque son más débiles y menos inteligentes”

Un polémico ultra, sancionado dos veces por sus exabruptos, defiende en la Eurocámara la brecha salarial por la "inferioridad" femenina
El machismo también tiene su escaño en el Parlamento Europeo. El polémico eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikkeconocido por sus comentarios racistas, sexistas y antisemitas, ha defendido este miércoles en la Eurocámara que las mujeres deben ganar menos porque son inferiores a los hombres, un comentario que ha provocado un encontronazo con la parlamentaria socialista española Iratxe García.
"¿Sabe usted qué papel ocupaban las mujeres en las Olimpiadas griegas? La primera mujer, ya se lo digo yo, ocupó el puesto 800. ¿Sabe usted cuántas mujeres hay entre los primeros cien jugadores de ajedrez? Se lo diré: ninguna. Por supuesto que las mujeres deben ganar menos que los hombres porque son más débiles, más pequeñas, menos inteligentes", dijo ante el pleno de la Eurocámara Korwin-Mikke, europarlamentario independiente desde 2014.
La referencia a la ausencia de mujeres entre los mejores jugadores de ajedrez no es casual. Korwin-Mikke practica este deporte habitualmente, pero en su comentario omite la desproporción en el número de practicantes, solo una mujer por cada 14 hombres. La húngara Judit Polgar llegó a estar entre los 10 primeros del ranking mundial.
Un eurodiputado polaco: "Las mujeres deben ganar menos porque son más débiles"14/03/2017 
 La eurodiputada del PSOE pidió la palabra inmediatamente para contestarle: “Mire, señor diputado. Según sus teorías, yo no tendría derecho de estar aquí como diputada. Y sé que le duele y le preocupa que hoy las mujeres podamos estar representando a los ciudadanos en igualdad de condiciones. Yo aquí vengo a defender a las mujeres europeas de hombres como usted”. 
La salida de tono del parlamentario, poco habitual en una institución como la Eurocámara, que tiene entre sus principios básicos la defensa de la igualdad, puede tener consecuencias. El líder de los socialistas, el italiano Gianni Pittella, ha pedido este jueves "una sanción ejemplar contra las vergonzosas declaraciones de Korwin- Mikke, que van contra los principios de igualdad de género de esta casa". El presidente, el también italiano Antonio Tajani, ha recogido el guante y ha anunciado una investigación contra el político polaco que puede derivar en sanciones.

SIN LIBERTAD NO HAY AMOR


HA MUERTO EDITH WINDSOR

Muere Edith Windsor, la activista que logró que la Justicia de EEUU reconociera el matrimonio gay

Edith Windsor, en marzo de 2013, cuando testificó ante el Supremo 
La activista Edith Windsor, que lideró la batalla que culminó con la histórica decisión del Tribunal Supremo de EEUU de validar el matrimonio entre parejas del mismo sexo, falleció este martes en Nueva York a los 88 años.
Su fallecimiento fue notificado a los medios por su esposa, Kasen Windsor, con la que se casó en 2016, pero no se dieron más detalles.
"Perdí a mi amada esposa Edie. Ella siempre será la luz para la comunidad LGBTQ que ella amó y que la amó", indicó Kasen, que se refiere a la activista lesbiana como una gran luchadora por la libertad, la justicia y la igualdad.
 Windsor, nacida en Filadelfia en 1929 y la mayor de tres hermanos, se casó en Canadá en 2007 con Thea Spyer, su pareja durante más de 40 años, que murió en 2009 de esclerosis múltiple.
Tras la muerte de su esposa, Windsor tuvo que pagar por el patrimonio heredado más de 350.000 dólares en impuestos al Gobierno federal, lo que la llevó a emprender una cruzada en defensa de la igualdad de sus derechos como cónyuge, que llevó hasta el Supremo.
En junio de 2013 el Supremo invalidó la ley DOMA, que definía el matrimonio como "la unión entre un hombre y una mujer", legalizando así las uniones en el país entre parejas del mismo sexo, una gran victoria para la comunidad LGBTQ.
Windsor estuvo representada en esa batalla por Robert Kaplan, quien indicó, al lamentar su muerte, que haber sido su abogado fue "el gran honor" de su vida.
 Aseguró que Windsor pasará a los libros de historia de este país como "una verdadera héroe", según la cadena NBC.